La madurez. Periodo 1997-2006

  • La Madurez de la Asociación.

  • Periodo 1997-2006.

  • JOSE LUIS ESCRIBANO (1997-01).

  • JUAN JOSE RUBIO (2001-05).

  • OSCAR PEREZ (2005-06).


En este periodo, se aprecia cómo el empuje, las ganas y el trabajo duro de las distintas juntas directivas sigue adelante no sin dificultades, haciendo frente a los múltiples cambios, tanto sociales, culturales como urbanísticos que van acaeciendo en el barrio.

Es ésta, quizá, una etapa de mucho movimiento en la Asociación de vecinos, tanto a nivel de trabajo y esfuerzo realizado, como de logros conseguidos. También es una época movida a nivel interno, pues durante estos diez años tendremos tres presidentes y juntas diferentes que lucharán por conseguir un barrio mejor Enlazando con el final de la segunda década, vemos como el barrio empieza a levantarse y comienza a caminar tras el letargo de años pasados. El aumento en la construcción de pisos y la llegada de nueva población al barrio trae nuevas perspectivas que deben traducirse en la consecución de mejoras en todas las áreas. El aumento de población o el rejuvenecimiento de la misma traerán consigo nuevas necesidades sociales, culturales, sanitarias y educativas, servicios por los que constantemente luchará la Asociación de vecinos.

Esta nueva población también trae nuevos miembros a las diferentes zonas de nueva expansión en el barrio y que conscientes de las carencias existentes ven en la Asociación un cauce claro para colaborar en su mejora, aportando para ello nuevas ideas, nuevos enfoques y unos aires renovados para el trabajo de la Asociación, algo que se notará abiertamente en los principales ámbitos de actividad y en la forma de trabajar En febrero de 2001 y después de una década ocupando la presidencia por José Luis Escribano empieza una nueva etapa de la asociación, al elegir como presidente a Juan José Rubio, vecino procedente del barrio de las Fuentes y que junto con otros nuevos vecinos de la zona del Paseo Longares quisieron participar en el trabajo de la Asociación.

El trabajo de esta nueva Junta no se hizo esperar y pronto comenzarían con una intensa campaña de reivindicaciones sobre equipamientos, instalaciones, transporte público y mejoras, tanto educativas como sanitarias.

La vorágine urbanizadora en las nuevas zonas provocó en la mayoría de los casos desperfectos en las instalaciones que debían ser reparados. El riego por goteo, mal instalado en la zona del Paseo Longares, centró una fuerte campaña de la Asociación. Este desperfecto ocasionaba desde la muerte de los arboles recién plantados hasta inundaciones en algunos de los garajes de la zona. Ante la pasividad de la administración para solucionar el conflicto, desde la Asociación se tomaron medidas drásticas. Se cerraron y bloquearon las llaves de paso del riego logrando de esta forma además de un ahorro de agua considerable, solucionar provisionalmente el problema.

Tras 4 años de mucho esfuerzo y pocos logros, repartidos a partes iguales entre las diferentes corporaciones municipales PP-PAR y PSOE-CHA Juanjo Rubio deja la presidencia pasándola a ocuparla Oscar Perez en el 2005.

La explicación de esta última década resulta mucho mas extensa que las anteriores, no porque la Asociación ejerciese mayor trabajo reivindicativo, sino porque los medios documentales existentes y la memoria popular resultan mucho más abundantes en este período.

URBANISMO

En el año 1996, la urbanización del polígono 51.1 era una realidad. Las nuevas edificaciones ordenaban las nuevas manzanas que no hace mucho eran maizales y chatarrerías. No obstante, aún con todo el trabajo desempeñado por la Asociación desde el principio del proyecto de urbanización de la nueva zona, quedaban flecos pendientes de resolver. Flecos que principalmente procedían de una serie de errores en las cesiones entre los promotores de la urbanización y el Ayuntamiento y que finalmente, bajo resolución judicial, tuvieron que ser revertidos en forma de edificación a los promotores.

Este hecho en sí no suponía un problema; lo que realmente sorprendió a la Asociación es que en la exposición previa del Plan General de Ordenación Urbana, la zona de edificación (un bloque de 7 alturas) se ubicaba en el solar que da a la calle Molino de las Armas y por lo tanto a escasos 10 metros del otro bloque de 8 alturas que estaba ya construido (edificio Sócrates).

Rápidamente la Asociación de vecinos, contactó con la Asociación de La Jota y con el APA del Colegio Hilarión Gimeno para presentar las alegaciones necesarias al PGOU para trasladar este bloque al otro extremo de los solares (junto a la Calle Cosuenda con C/ Aguaron) y de este modo lograr un frontal de inicio del Paseo Longares con unas alturas equilibradas y evitar el presunto perjuicio que se les ocasionaría a los vecinos del edificio Sócrates. Por otra parte se aprovechó este período de alegaciones para permutar el uso de los solares y permitir de este modo la posibilidad de albergar en un futuro otro colegio público para el barrio, puesto que las previsiones de incremento de población que se manejaban desde la Asociación así lo recomendaban.

Tras varias conversaciones con los responsables del ayuntamiento, todo apuntaba a que se crearían algunas partidas económicas destinadas a la parte más antigua del barrio (entorno Calle Jesús y Camino del Vado).

La voluntad política del año 1999 decía que sí, mientras que los hechos reflejaban todo lo contrario. La negativa de incluir a los Barrios de Jesús y Arrabal dentro del PICH originó la creación, al menos presupuestaria, del PIAJ (Plan Integral de Arrabal y Jesús) en el que año tras año, presupuesto tras presupuesto, venían apareciendo algunas partidas para hacer obras, pero que por alguna razón no se ejecutaban.

Las cuatro partidas que se destinaron en el presupuesto municipal de este año a poner en marcha algunos proyectos del plan integral para los barrios de Jesús y del Arrabal, que ascendían a 21 millones de pesetas “no se han gestionado” y corren el riesgo de “perderse”, según la concejala socialista Yolanda Bueno.

Este hecho no minó las fuerzas de la Asociación, que siguió reclamando las inversiones para las zonas más desfavorecidas, realizando especial hincapié en el acondicionamiento de solares y construcciones en estado de semi ruina. Así se fueron solicitando insistentemente, y año tras año, obras como la de la Avenida Cataluña, La Calle y Plaza Jesús o la primera y segunda fase del Camino del Vado, haciendo la administración caso omiso en algunas ocasiones, presupuestándolas y no ejecutándolas en otras, o haciendo que la Asociación tuviera que recurrir a acuerdos con los promotores privados para poder llevarlas a cabo (como fue el caso de la entrada de camino del Vado).

Gracias a esta insistencia reivindicativa, obras como la de avenida Cataluña, son una realidad. Obras que costaron muchos años de trabajo, puesto que sólo entre su aprobación, ejecución e inauguración pasaron casi cinco años en los que la Asociación estuvo constantemente velando porque se cumpliera la legalidad.

También las esperadas obras de reforma de calle y plaza de Jesús, que tras varios años presupuestadas y tras un retraso por algún problema relacionado con algunas expropiaciones, fueron llevadas a cabo durante los últimos años haciendo de estás históricas calles un lugar más habitable dentro del barrio y de la ciudad.

Otro buen ejemplo de insistencia fue la obra de la acera de Valimaña, conseguida al fin, no sin antes solventar los problemas que supuso iniciar incorrectamente la ejecución de la reforma.

RIBERAS

Las obras de la Ribera, caballo de batalla continuo para la Asociación, desplegaron otros tantos titulares como los de la Estación. La indeterminación del proyecto final, unida a la remodelación, recientemente estrenada, de la ribera propició un duro trabajo para evitar en lo posible la masificación del tráfico rodado en la ribera de la margen izquierda del Ebro.

La oposición ciudadana al proyecto de ribera quedó patente en varias manifestaciones en las que se reivindicaba la modificación del proyecto original por otro de mucho menor impacto urbanístico.

Finalmente, en marzo de 2003, la defensa de los intereses vecinales quedó ratificada por la Junta de gobierno municipal, la cual alcanzó un acuerdo por el cual la vía sólo tendría un carril con un único sentido de circulación (de Vadorrey a Jesús), en el que se circulará a 30 kilómetros por hora y el terreno que ocupaba el segundo carril en la propuesta del PP se reservará, con un tratamiento blando, para zona peatonal, para carril-bici o para la implantación del tranvía. El acuerdo garantizaba que las afecciones al parque de ribera que pagó Ibercaja serían las menores posibles, al igual que pasaría con el embarcadero y el acceso al río.

De lo que podían haber sido 4 carriles de circulación se logró que se quedase en 1 más un carril de transporte público, garantizando un acceso “más blando” a la ribera por parte de los ciudadanos.

Pero el barrio seguía viviendo a espaldas del Ebro y después de más de 15 años de abandono del Colegio San Miguel (Actual Molino de San Lázaro) se produce un foco de insalubridad y delincuencia. Los vecinos constataban con desesperación cómo desde las administraciones no se ponían medios para resolver el problema.

Desde la Asociación de vecinos se intentaron todas las vías posibles para solucionar el problema; reuniones con el ayuntamiento, entrega de firmas, denuncia pública del deterioro de la instalación, etc.… Nada parecía ser efectivo para convencer a los gobernantes de la necesidad imperiosa de acabar con el foco de problemas que amenazaban al barrio.

La Asociación no bajó la guardia y continuó, al igual que lo hizo en años anteriores, congregando a vecinos y vecinas transmitiéndoles el problema y aunando esfuerzos de todos para conseguir cambiar las diversas voluntades políticas. La solución tardó en llegar unos cuantos meses y no fue del absoluto agrado de la Asociación, la cual, había solicitado la demolición del colegio, además de la demolición de la serrería, pero una declaración del colegio como Bien de Interés Arquitectónico, dado que en su historia figuraba su utilización como molino harinero en el siglo XVIII paralizó la posibilidad de su derribo, si bien si que se derruyeron las naves y se termino con el problema. En la actualidad ese molino queda en pié conocido como el Molino de San Lázaro.

EQUIPAMIENTOS E INFRAESTRUCTURAS

La petición histórica de atención a la tercera edad en el Barrio Jesús fue de algún modo solventada con la inauguración de la Estación del Norte, al menos a efectos de centro de encuentro y actividades para los mayores del barrio.

Sin embargo, la Asociación de vecinos no ha dejado de solicitar una intervención mucho más ambiciosa en el entorno de los barrios de Jesús, La Jota y Vadorrey.

La experiencia y los datos con los que trabajaba la Asociación, aconsejaban hacer especial hincapié en la consecución de un centro de atención a la tercera edad. El trabajo realizado pasó desde las reuniones oportunas con los responsables políticos de Ayuntamiento y DGA hasta la redacción completa de un ambicioso proyecto para la construcción de un Centro Polivalente para la Tercera Edad, que fue presentado a todas las administraciones y entidades sociales. Dicho proyecto contó desde un principio con el apoyo de la Federación de Barrios, trasladándolo como objetivo a la comisión del Mayor de dicha Federación.

Los intentos se sucedieron a lo largo de los años y las presentaciones del proyecto llegaron hasta la obra social de Ibercaja, la cual, pese a valorar positivamente la actuación, quedó a expensas de la decisión que se tomase por parte de los responsables políticos. Tal fue el compromiso político adquirido que el propio Alcalde Belloch se comprometió a facilitar y promover dicho centro en el barrio. Sin embargo, y pese a todas las alabanzas recibidas, desde el Barrio Jesús, se sigue esperando que se produzca la intervención y que de una vez se obtenga un equipamiento socio-asistencial de calidad en el barrio.

La aceptación de la Estación del Norte como centro cívico y de convivencia, no contó en un principio con el apoyo de la Asociación de vecinos. Las razones resultaban complicadas de explicar, pero en el corazón de la Asociación y en su cabeza también rondaba la idea de que si se llegaba a construir en la Estación del Norte un centro cívico y de convivencia, el proyecto tan demandado de centro asistencial para los mayores pasaría al olvido administrativo, puesto que ya tendríamos un equipamiento para la tercera edad construido.

Parece que los años al final están dando la razón a la Asociación, que en ese momento pensó más en el futuro que en el presente.

El proyecto del centro constaría de un centro polivalente, con centro de día para mayores, salas de centro de convivencia, residencia de corta estancia para personas que requieren atención por tiempo corto y no de ingreso permanente (ej., tras una operación, imposibilidad temporal de la familia para atender a la persona, etc.), así como una unidad de servicio de ayuda a domicilio que atendería al barrio No obstante, la Asociación sigue y seguirá apostando por la creación de este centro polivalente.

PATRIMONIO

La Asociación ha apostado también por recuperar los edificios emblemáticos del barrio, y conseguir que se vuelvan a convertir en una parte importante de él. Ejemplos de estas actuaciones han sido la Estación del Norte, hoy reconvertida en Centro Cívico; la Casa Solans totalmente ya rehabilitada y que ha podido ser visitada por miles de vecinos de toda la ciudad; y también de la Azucarera.

Pero el proceso para conseguir que estos edificios estén ya, o próximamente recuperados ha sido largo y en muchas ocasiones difícil. La Casa Solans, deteriorada por el paso de los años y el paso constante de manos a manos de diferentes propietarios, supuso una petición constante de la Asociación durante 20 años en los cuales el barrio entero veía con desolación cómo el esplendor inicial de la construcción se iba consumiendo por el abandono, la ocupación o los incendios que se sucedían en el interior. Al final se consiguió implicar al Ayuntamiento y se redactó un proyecto de rehabilitación en el cual, una vez más, la Asociación presentó sus alegaciones para reparar las insuficiencias que tenía el proyecto original. Fue tanta la implicación de la Asociación que incluso se preparó un proyecto propio para rehabilitar la mansión.

En los próximos años la Casa Solans albergará las oficinas de la Sede del Agua de la Organización de Naciones Unidas (ONU).

Si con la Casa Solans hubo que insistir y trabajar para poder tenerla hoy en funcionamiento, no fue menor el trabajo que ocasionó la Estación del Norte. En esta ocasión la pugna no era solamente con una administración, era con; El Ayuntamiento y el Ministerio de Fomento. Para desarrollar todo lo referente al proyecto Estación, se creó la Plataforma en Defensa de la Estación del Norte, integrada por las asociaciones de vecinos, por las APAS y por los representantes de los partidos políticos en el distrito. A partir de allí comienzan las actuaciones, informativas al principio, recabando toda la documentación disponible que nos permitiese entender el por qué del retraso de las obras.

El ayuntamiento decía que la obra estaba en ciernes y sin embargo nada parecía cambiar en la estación y su entorno. Por fin, el 3 de Octubre de 2001, en una llamada al ministerio de Fomento, y gracias a un error casual del funcionario que atendía la petición de la Asociación, se obtuvo la “verdad” de la historia y se conoció que la obra de la estación no estaba adjudicada.

Al parecer, el consistorio zaragozano no sacó a tiempo el concurso para contratar los trabajos de consultoría y asistencia técnica, que se encargan de la dirección de la obra. (Esta figura es imprescindible para poder adjudicar los trabajos). Pero gracias a la presión mediática que se hizo sobre el tema se pudo presionar y las reacciones no se hicieron esperar, llamadas, correos electrónicos, agitación en general fueron la tónica dominante de la jornada, que finalmente se resolvió con una reunión de la Comisión de Gobierno del Ayuntamiento y con un viaje “relámpago” a Madrid del entonces concejal de infraestructuras para resolver el entuerto.

El 6 de octubre de 2001 las obras estaban desbloqueadas gracias en parte a la insistencia de la Asociación, pero también en este caso gracias a la implicación, una vez más, de los medios de comunicación, haciéndose eco y tomando casi partido de las peticiones ciudadanas.

El urbanismo en general alcanzó en este período una significación especial. Las aportaciones documentales y técnicas de la Junta Directiva en el periodo 2001-2004 fueron esenciales para resolver o encauzar la resolución de muchos aspectos del barrio.

La rehabilitación de la Azucarera como espacio cultural, el comienzo de las obras del U 51-2, pertenecientes al entorno del Colegio Hilarión Gimeno que permitían su ampliación y el cierre de su patio, la urbanización del Área de Intervención U-51-2, para la que se presenta un proyecto de circulación con rotonda en la intersección de la C/Muel con Avenida Puente del Pilar o el nuevo vial de la Calle Arnal Cavero son ejemplos de perseverancia y seguimiento de las actuaciones en el barrio.

SALUD

Otras de las grandes demandas importantes, no solo del Barrio Jesús sino también del barrio la Jota, dado que compartimos centro, es la creación de un nuevo centro de Salud, dada la saturación existente en el de la Jota.

Desde la Asociación se han establecido diferentes reuniones de coordinación tanto con la Asociación de vecinos de la Jota como con el Consejo de Salud del centro, siendo fruto de ellas una petición consensuada de creación de un nuevo centro en la zona. Los miembros de la coordinadora trasladaron a la consejera de Salud, Mª Luisa Noeno, todas las demandas detectadas, junto con la petición de un informe exhaustivo de previsión de crecimiento de población en la zona. Además le fueron entregadas a la Sra. Consejera personalmente más de 3000 firmas recogidas por las asociaciones demandando el nuevo equipamiento.

En dicha reunión existió un compromiso por parte del Gobierno de iniciar los trámites para buscar la ubicación apropiada para el centro. Sin embargo, el incremento constante de población en las nuevas zonas de expansión cada vez saturaba más al centro de La Jota.

Durante 2 años se realizaron gestiones continuas por parte de los miembros de la Asociación buscando el modo de acelerar las tramitaciones para la consecución del nuevo centro. Desde el trabajo reivindicativo constante de cara a las administraciones a las gestiones realizadas con propietarios de suelo para buscar una ubicación adecuada, el esfuerzo fue constante, llegando la resolución del problema cuando por fin se anunció por parte de la consejera la creación de un nuevo centro de salud para el Barrio Jesús en un solar del polígono azucarera.

Sin salir del entorno de la salud, es destacable el trabajo que está realizando la Asociación dentro del Programa comunitario para la prevención de adicciones en el Distrito del Rabal, programa que lleva un año desarrollándose tras una fase de estudio y que pretende abordar el tema de la prevención de adicciones entre todos (familia, escuela, centro de salud, vecinos, centros de ocio y tiempo libre, etc.) desde la educación y promoción de la salud.

EDUCACION

En el área de educación han sido varias las movilizaciones o reivindicaciones en las que se ha participado junto con el colegio Hilarión Gimeno con el fin de lograr en primer lugar la ampliación y mejora de espacios en el propio Hilarión Gimeno y en segundo lugar la creación de un nuevo colegio público (en los solares de Marqués de la Cadena) que de cobertura a la creciente demanda producida por la llegada de los nuevos residentes del Barrio Jesús, en su mayoría parejas jóvenes.

El índice de demanda del Hilarión ha ido acrecentándose año tras año durante los últimos 7 años y este es el tiempo en el que la Asociación ha estado reclamando a la administración la creación de este equipamiento. Por otra parte la creación de plazas de secundaria también fue solicitada, consiguiéndose a finales de 2007 la creación del nuevo instituto que ha comenzado a funcionar en la zona de la azucarera.

JUVENTUD Y DEPORTES

Uno de los objetivos e inquietudes constantes de la Asociación en los últimos años fue buscar los recursos necesarios para que los jóvenes pudiesen tener dotaciones de espacios para su ocio o para su desarrollo socio-cultural.

Aparte del importante trabajo desarrollado en el barrio por ZASCANDIL, entidad que nació en 1994 a raíz de la implicación de unos jóvenes voluntarios en un campamento organizado por Cáritas en el barrio de La Jota y que a la vista de la falta de recursos en el Barrio Jesús decidieron actuar en él, primero como Asociación juvenil y luego como Centro de Tiempo Libre, bajo su objetivo general de “promover el desarrollo y la integración de la infancia y juventud en situación de marginación social o socioeconómica mediante la animación sociocultural y el desarrollo de actividades educativas y recreativas”, el resto de intervenciones sociales ha resultado inexistente a lo largo de los años.

Desde la Asociación, conscientes del problema, se comenzó una recogida de firmas con objeto de promover un espacio deportivo público en el barrio, concretamente en el entorno de Marques de la Cadena, que ayudase al desarrollo del tiempo libre de los jóvenes.

Se consiguieron recoger 1700 firmas de apoyo para la realización de estas pistas que si bien año tras año aparecían presupuestadas por el ayuntamiento, no se llegaban a ejecutar. La implicación de la Asociación fue tanta que incluso desarrolló un proyecto planificando instalaciones, fases de construcción y costes, que fue entregado a todos los grupos municipales para que lo apoyasen.

En varias ocasiones se ha estado cerca de conseguirlo, pero por diversos motivos nunca se ha terminado de lograr.

En las cuestiones que afectaban a los más pequeños, la Asociación y los vecinos del barrio tampoco se quedaron parados. La nueva urbanización del polígono U-51/1 desarrolló una serie de dotaciones de zona verde (algunas con parques infantiles) infradotadas. Estaba claro que no se había pensado en los usuarios a la hora de diseñar dichas instalaciones y por lo tanto eran absolutamente impracticables.

Desde la Asociación se promovieron diferentes concentraciones de niños y padres, para exigir al Ayuntamiento el acondicionamiento de estas zonas y la creación de otras nuevas mejor equipadas.

TRANSPORTE PÚBLICO

La simple implantación de unas marquesinas para que los usuarios del transporte público se guarezcan del mal tiempo ha sido, en sí misma, una tarea ardua que se repite año tras año. Bien por tener aceras estrechas, bien por no tener marquesinas suficientes, la petición de este equipamiento en el barrio ha resultado una constante desde hace muchos años. En la actualidad todavía quedan paradas que no tienen marquesina, pero que la Asociación seguirá reclamando.

Dentro del trabajo realizado en el área de movilidad, se sigue dedicando el esfuerzo a la mejora de las frecuencias, implantación de nuevos autobuses en determinadas líneas, carril-bus, billete hora, etc., protagonizando en ocasiones concurridas manifestaciones de todos los barrios de Zaragoza.

En lo que se refiere al Barrio Jesús en particular, el crecimiento de otras zonas de la ciudad, Santa Isabel o Vadorrey, mermó gravemente la capacidad y la frecuencia de las líneas 32 y 39, principalmente y la 44 y 50 en segundo término.

Desde la Asociación se promocionaron diversos actos reivindicativos con motivo de la falta de servicio, absoluta, de las líneas 32 y 44, que en determinados horarios ni siquiera paraban en las paradas del Barrio Jesús.

La Asociación de vecinos siempre ha mantenido el criterio de emplear las grandes vías de tráfico para facilitar los trayectos del transporte público, pero también ha defendido siempre la calidad del servicio basada principalmente en el aseguramiento de las frecuencias.

Así pues, se consiguió que el 50 llegase hasta el Royo Villanova, hospital de referencia de la margen izquierda, o el aumento de autobuses en la línea 44 y 32. Por otra parte, la Asociación también solicitó con insistencia el paso de la línea 21 desde el Coso hasta el Paseo Longares, puesto que con esta medida se aseguraba un enlace al centro mucho más rápido que con el 32 y por otra parte el desahogo de dicha línea, ya que la 21 comparte bastante recorrido con la 32.

La medida fue un éxito a tenor de los usuarios que todos los días usan la línea 21 desde el principio de línea. La intención de la Asociación es de alargar el recorrido de la línea 21 hasta la calle Arnal Cavero, Cosuenda, Paniza, etc., puesto que son las zonas del barrio más alejadas de las paradas de las grandes vías. Sin embargo, esta opción pasa por la creación de una nueva infraestructura en la calle Muel para habilitar una rotonda que permita el giro a izquierda del autobús.

Otra de las propuestas que se están trabajando por la Asociación es la creación de una línea circular por las riberas, aprovechando la vía construida y que circularía entre los puentes de Giménez Abad y Nuevo puente del Tercer Milenio, completando un circuito que enlazaría 10 barrios de la ciudad.

SEGURIDAD CIUDADANA

A finales de los 90 ya se denunciaron carencias de medidas de seguridad en el barrio, así como conflictos de convivencia relacionados con esta falta de seguridad. Este hecho fue una constante durante muchos años. La Asociación de vecinos estableció durante este período numerosas peticiones para solucionar los conflictos que se generaban.

En febrero de 2006, tras una fuerte oleada de inseguridad vivida en los alrededores del colegio Hilarión Gimeno, se promovió una gran recogida de firmas para solucionar estos problemas de seguridad. El seguimiento de la convocatoria fue espectacular recogiendo más de 500 firmas en apenas 2 horas.

Estas firmas sirvieron para agilizar los problemas de iluminación de la zona e incrementar la vigilancia de la policía en el barrio.

No se puede finalizar este período sin dar un pequeño repaso a las actividades que desde la Asociación se siguen promoviendo año tras año y que por su significado son de una especial importancia para la Asociación. La implicación por ofertar cursos a los socios, salas de reuniones a las comunidades de vecinos del barrio, información variada sobre temas legales o urbanísticos, la oferta de viajes culturales y recreativos para los que menos pueden permitírselo, la participación activa con otras entidades del barrio son sólo algunos ejemplos de actividad que desarrolla la Asociación y que, seguramente, si los medios así lo permitiesen, se verían incrementadas en muchas más.

La finalización de este periodo vino enmarcada con la elaboración de un libro que recordaba los 30 años de historia de la Asociación.

EL BARRIO, LA CIUDAD

Las Juntas de Distrito, extensión administrativa del ayuntamiento en los barrios, constituyen el ámbito de participación ciudadana más cercano a los vecinos.

Además de las tramitaciones administrativas para las que tiene competencias, en la Junta de Distrito se participa activamente en los plenos mensuales que se celebran con la presencia del Concejal/la presidente de la misma.

En dichos Plenos pueden participar todos los ciudadanos que así lo deseen, además de las diversas asociaciones con las que cuente el distrito.

Desde la Asociación de vecinos se ha venido asistiendo regularmente a las distintas comisiones de trabajo de las diferentes áreas que se realizan en la Junta de Distrito, donde en cada una de ellas se van exponiendo todos los problemas La participación eficaz dentro de la Junta de Distrito requiere de un trabajo interno de la Asociación elaborando propuestas de trabajo y estudios propios que documenten correctamente los problemas detectados.

Así, la Asociación cuenta con amplia documentación sobre supresión de barreras arquitectónicas, rebajes de aceras, adecuación de alcorques, mejoras en iluminación, colocación de señalizaciones y semaforizaciones etc., todo ello en base a estudios que garanticen las mejoras para la mayoría de los vecinos.

La Consolidadion. Periodo 2007-

El Esfuerzo. Periodo 1987-1996

Entradas más recientes

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

diecisiete + 6 =

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com