La huelga del bus se suspendera durante 15 dias.

  • La Huelga de Autobuses se suspederá desde el lunes.


La huelga del bus se suspenderá a partir del lunes durante 15 días.

El consistorio fuerza al comité tras amenazarle con subir al 50% los servicios mínimos el martes. Se compromete a reinvertir el dinero ahorrado en mejoras en el servicio y en compensar al usuario

Autobús en el Barrio Jesús

Autobús en el Barrio Jesús

El contador de la huelga del autobús, la más larga de la historia de Zaragoza se detendrá en los 123 días. Así se acordó ayer en el ayuntamiento de la capital aragonesa, donde el comité de empresa de Autobuses Urbanos de Zaragoza (AUZSA) accedió a suspender durante 15 días los paros en el servicio a partir del próximo lunes. Un paréntesis provisional o la antesala del final definitivo del conflicto abierto con la dirección por el nuevo convenio colectivo. El que se comprometen a negociar a partir de la próxima semana y el consistorio a que se celebren nuevas reuniones para favorecer la firma. Y, al mismo tiempo, la garantía de que todo el dinero ahorrado para las arcas municipales se reinvertirán en el servicio y en la compensación a los usuarios afectados por cuatro meses de molestias.

Casi tres horas de reunión que comenzaba, a las 19.30 horas en el comedor de la casa consistorial con todos los sindicatos sentados a la mesa con el mediador interlocutor municipal, Juan García Blasco. Este era el encargado de trasladar el ultimátum municipal acordado por los cinco grupos municipales en una larga reunión matutina que comenzó a las 11.00 horas y culminó a las 19.00.

ÓRDAGO UNÁNIME Órdago municipal a la huelga con efecto inmediato en el comité (por más que este lo negaba luego con insistencia). El Ayuntamiento de Zaragoza, con los cinco grupos municipales en bloque, decidía que si este mantenía la cerrazón de no suspender los paros que afectan al usuario, el próximo martes entraría en vigor un decreto de Alcaldía en el que los servicios mínimos se aumentarían hasta el 50% de media. A razón del 50% los sábados, el 40% los domingos y hasta el 60% de lunes a viernes.

Un promedio que dejaba el porcentaje en ese 50% de media que figuraba en un documento original que solo se quedaba el alcalde Pedro Santisteve en su poder. Con ello conseguía que, en torno a las 19.00 horas, toda la oposición se comprometiera a guardar silencio a riesgo de dar marcha atrás al acuerdo si se filtraba en algún momento y ponía en riesgo el posible acuerdo con el comité. Ya nunca se sabrá si cumpliría su amenaza con la desconvocatoria de paros.

En ese aumento se incluían modificaciones sobre el 33% actual desglosado línea a línea y con especial atención a los grandes centros sanitarios (como el hospital Royo Villanova y el centro de especialidades Grande Covián) y los barrios más periféricos. Y con todas las rutas transversales subiendo al 66%.

A cambio, dotaban al mediador, en la reunión que iniciaría solo media hora después con el comité, de una segunda arma: el compromiso, por parte del ayuntamiento, de reinvertir los casi tres millones de euros ahorrados durante la huelga –por los kilómetros no recorridos durante los paros– en mejoras en el servicio y en compensar al usuario a través de los abonos o de rebajar el precio del billete.

La clásica táctica de la zanahoria y el palo. Y el comité de huelga abrazó con gusto la zanahoria, que venía aderezada por la última oferta del Servicio Aragonés de Mediación y Arbitraje (SAMA), donde sindicatos y dirección están convocados a una primera reunión el próximo martes a las 9.30 horas.

Este les había trasladado ya, el pasado jueves, una nueva propuesta que se pondrá sobre la mesa en esa reunión con el gerente de AUZSA, Manuel Ramo. Mejoraba el dinero a cobrar a partir del tercer día de baja, hasta el 90%, y se dejaba como estaba la variación del IPC en el 2019. Apenas 200.000 euros de mejora sobre la última oferta que rechazó el referendo de la plantilla.

PACTO DE CONSENSO Si ambas partes acceden pondría fin a un duro proceso de negociación que tiene tras de sí múltiples aristas políticas y el primer pacto de envergadura entre el Gobierno de Zaragoza en Común (ZeC), y PP, PSOE, Ciudadanos (C’s) y CHA. La voluntad de, si persistían las afecciones en el servicio tras 122 días de huelga, firmar el aumento de los servicios mínimos el próximo lunes. Con aplicación inmediata, al día siguiente.

Así, este paréntesis con visos de ser definitivo determina que las diferencias por el convenio se dirimirán en el SAMA y no con el enfado de los usuarios. Y, lo que es más importante, si los paros vuelven, será complicado que lo vuelvan a hacer con el 33% de servicios mínimos. La paz social está más cerca.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Diez − 9 =

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com