Guia para evitar robos en el Verano

  • Pequeña guía con consejos para evitar robos en viviendas, trasteros, locales y comercios.


Últimamente nos están llegando noticias de robos en distintos locales, comercios, trasteros y viviendas en distintas zonas del Barrio, y en horarios tanto nocturnos como diurnos.

Estadísticamente, el verano es uno de los períodos de mayor índice de robos. Los delincuentes no veranean por ello, y aunque hemos solicitado mayor presencia policial, es bueno tener presente los siguientes consejos, aunque el principal es que ante cualquier duda llamemos a la policía;

ROBOS EN LOCALES Y COMERCIOS.

Es recomendable incrementar los dispositivos de seguridad y que estos sean de calidad, ya que los ladrones, con el paso del tiempo, se hacen más sofisticados y también conocen las novedades a las que se tienen que enfrentar.

Por ello, la incorporación de alarmas conectadas a centrales, cámaras, barrotes, cristales de seguridad, persianas metálicas, cerraduras invisibles o detectores de largo alcance son unas buenas opciones que disuaden a los ladrones.

  • Traiga luz a su vida. El mayor atractivo de muchas de las pequeñas tiendas reside en que no suelen estar bien iluminadas. Ilumine bien su tienda por dentro y por fuera. Aunque suponga un gasto, dejar su tienda iluminada por la noche, hace que el ladrón no pueda trabajar con tranquilidad y además, puede ser visto, tanto por la policía como por vigilantes de seguridad en caso de un salto en la alarma o por usted si tiene un sistema de video verificación conectado a pc, móvil o Tablet.
  • Una buena cerradura. Hay que empezar por tener una buena cerradura y además, una reja o persiana metálica como protección extra. Si bien esto no protege mientras la tienda está abierta, obliga a los ladrones a que sea un robo con fuerza y este es un requisito para poder cobrar el importe de lo robado de su seguro.
  • No hacer muchas copias de las llaves. Cuantas más llaves sueltas, más posibilidades de pérdida o robo. Solamente tenga las copias necesarias y si tiene algún empleado, asegúrese de que es de confianza o encárguese de abrir y cerrar la tienda hasta que usted esté convencido de que es merecedor de esa confianza.
  • No ponga nunca el nombre de su tienda en el llavero. Ya sea en el llavero que lleve consigo, como dentro de su tienda. No ponga etiquetas en las llaves que pueda dar pistas a otros de dónde usarlas.
  • Instale cristales antirrobo. Este cristal laminado con una hoja de plástico invisible comprimido entre las dos hojas de cristal, dificulta que se pueda acceder a la tienda o llevarse los productos desde fuera.
  • Tenga un almacén seguro. No haga una llave maestra para todas las puertas de su negocio, esto debilita su seguridad. Tenga una llave aparte para su almacén.
  • Controle el acceso. Si suele estar solo en su tienda, una medida de seguridad adicional es mantener la puerta cerrada y tener un pulsador para abrir a distancia. De esa forma puede evitar la entrada de personas que le parezcan sospechosas y también, evitar la salida rápida de alguien que haya robado en su tienda.
  • Mantenga sus productos bajo llave. Siempre que le sea posible, tenga expositores (mostradores y vitrinas) con cierre de seguridad. Esto evita los pequeños robos y por otro lado, aumenta el tiempo que necesita un atracador para llevarse los productos y eso no es de su agrado. Deje a mano los de menor valor y saque los de mayor valor, en caso de petición de un cliente o en base a lo que le diga el instinto.
  • Atento a las horas de apertura y cierre. El momento preferido de los atracadores es al comienzo o al final de la jornada, en especial, la última hora, por la esperanza de llevarse la recaudación del día que aún no ha sido ingresada en el banco.
  • Mantenga la caja con lo justo. No tenga todo el dinero en la caja, mantenga lo justo para funcionar y el resto escondido, preferentemente en una caja de seguridad. Si no dispone de una, busque un escondite discreto dentro de su comercio y apartado de la vista de los clientes.
  • Ponga a mano un botón oculto de pánico o sistema de alarma silenciosa cerca del mostrador o zona donde usted se encuentre habitualmente.
  • Antes de marcharse, deje siempre su caja registradora vacía y abierta. Así evitará que si entran igualmente, que no se la rompan.
  • A la hora del cierre, quite los artículos más atractivos del escaparate.
  • Antes de irse, revise todos los rincones donde un ladrón podría esconderse en su tienda.
  • Instale una alarma de seguridad con cámaras y conectada a centro de seguridad. Los ladrones no quieren ser vistos, ni grabados, pues saben que eso aumenta la posibilidad de ser reconocidos y llevados ante la justicia. Si tienen que elegir entre un comercio vigilado y otro que no, la elección es siempre esta última. Otra posibilidad es desviarte esas imágenes a tu móvil o domicilio.

ROBOS EN VIVIENDAS

  • Cerrar bien puertas y ventanas.
  • No dejar objetos de valor ni dinero en casa. Si no hay más remedio, manténgalo en lugar seguro. Existen entidades de crédito que se hacen cargo de estos objetos durante sus vacaciones.
  • Haga una relación detallada de los objetos de valor, joyas, aparatos audiovisuales, ordenadores, etc., con sus números de serie o inscripciones, para dificultar su posterior venta y facilitar su identificación y devolución, en caso de ser recuperados.
  • Programar el encendido de luces. Instalar reloj programable que encienda y apague la luz, la radio o televisión, en diferentes horarios, simulando la estancia en domicilio.
  • No divulgar la ausencia. Nunca comentar la ausencia de la residencia habitual en comercios o mercados, en donde puede haber gente escuchando y mucho menos a través de las redes sociales, esperando a su vuelta para subir las fotos realizadas durante las vacaciones a las redes sociales.
  • No bajar completamente las persianas. No deje señales visibles de que su vivienda está desocupada.
  • En la medida de lo posible, instale una buena puerta de seguridad, un cerrojo, una mirilla de ángulo abierto y/o una alarma.
  • Asegure las ventanas de los sótanos con rejas.
  • Iluminar las zonas comunes. Ilumine la entrada, el porche y los patios delanteros o traseros.
  • Si ve la puerta de su domicilio abierta o una ventana rota, no entre, llame inmediatamente a la Policía. No toque nada del interior para evitar destruir pruebas.
  • No desconectar el timbre de la puerta, la corriente eléctrica, etc., cuando abandone el domicilio.
  • Que alguien le recoja la correspondencia. Conviene decir a un amigo de confianza que recoja el correo del buzón, déjele su dirección y teléfono de contacto mientras esté fuera, y también otro juego de llaves, esto resulta siempre más seguro que utilizar escondites improvisados. Por supuesto, no se le ocurra dejar las llaves en el buzón de la correspondencia, macetas o debajo de felpudos. Es el primer sitio que miran los ladrones.
  • No deje un mensaje telefónico tipo “Estás llamando a casa de Pilar y Jorge, y estamos de vacaciones, deja tu mensaje y a la vuelta te llamaremos…”, mejor que deje un mensaje tipo “En este momento no podemos atenderte, deja tu mensaje que en breve te llamaremos…”.
  • Mantenerse alerta ante cualquier sonido sospechoso y actividades poco comunes de automóviles o personas extrañas que se encuentren alrededor de su casa o vecindario. Si observa algo inusual llame inmediatamente a la Policía.

SI SE ENCUENTRA EN EL INTERIOR DEL DOMICILIO

  • No facilite la entrada al inmueble a desconocidos.
  • Los cerrojos de cadena pueden no detener a alguien que esté determinado a pasar. Mantenga la puerta cerrada hasta que pueda identificar a la persona.
  • Exija siempre acreditación a representantes de servicios (tales como agua, luz, teléfono, gas, etc.), y no acepte servicios que no haya solicitado previamente. Si le ofrece dudas, confirme telefónicamente con la compañía de suministros la visita del técnico.
  • Cuando vaya a salir del domicilio, no cerrar sólo con el resbalón, cerrar bien la puerta con llave, evitará que le puedan entrar más fácilmente.

Los símbolos y técnicas actuales para robar en casas y pisos

RobosNormalmente los ladrones, en bastantes ocasiones, nos vigilan con antelación, sabiendo dónde, a quién, y cómo van a cometer sus robos.

Actualmente tienen su propio lenguaje con signos para comunicarse entre ellos y decir si el sitio es fácil de robar, si vive allí una mujer sola, las horas del día en que no hay nadie y hasta si hay cerraduras de seguridad que les impida entrar.

Un consejo es que se debe estar atento a cualquier símbolo o marcas extrañas que aparezcan tanto en el hogar, como en la fachada o persiana de tu comercio. Este medio de comunicación de los ladrones se camufla, suelen ser pequeños dibujos cerca del timbre o marcas en la puerta.

Otra forma que tienen para controlar si hemos vuelto a nuestro vivienda durante un periodo más o menos corto de tiempo, es colocando un pequeño trozo de celo, papel o cartón entre el marco y la puerta de entrada de nuestra vivienda, si sigue en la misma posición en la que lo colocaron saben que no hemos vuelto.

Tanto si vemos alguna marca extraña en nuestra vivienda o comercio, como si detectáramos un papel a modo de testigo en nuestra puerta, hay que llamar urgentemente a la policía para alertarla, así como avisar al resto de los vecinos, para evitar robos en su comunidad.

COMPARTIR EN RRSS
FacebookTwitterWhatsAppEmailGmail

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

7 − 6 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com