Solicitamos que Patrimonio vigile y visite las obras de la Fábrica de Galletas Patria

Tiempo de lectura: 2 minutos
  • Obras de rehabilitación del edificio de la Fábrica de Galletas Patria.


Desde la Asociación de Vecinos solicitamos, en el Pleno de la Junta del Distrito del Rabal celebrado el 5 de Julio, que Patrimonio vigile y visite las obras de la Fábrica de Galletas Patria.

Consideramos que es urgente la visita de los técnicos de Patrimonio, ante el comienzo de las obras para el acondicionamiento y rehabilitación de la Fábrica de Galletas Patria, sita en la Avda. Cataluña 55-59, como gimnasio, para comprobar que dichas obras se adecuan al proyecto presentado en urbanismo (expte. 825287/2019) acorde con el grado de protección arquitectónico que tiene dicho edificio.

Desde la Asociación queremos que desde Patrimonio se asegure el grado de protección arquitectónico de la Antigua Fábrica de Galletas Patria.

Desde la Asociación pensamos que es en estos momentos iniciales de las obras es cuando se pueden cometer daños irreparables al edificio y desde el Ayuntamiento se tiene que asegurar su grado de Protección de Interés Arquitectónico (C).

Grado de Protección: Interés Arquitectónico (C).

Es el grado máximo de protección lo constituyen aquellos bienes inmuebles y bienes muebles declarados de interés cultural.

La ley autonómica establece una categoría máxima de protección, los Bienes de Interés Cultural, y son un medio eficaz de proteger los bienes que incluyen, ya que están sometidos a un régimen especial de conservación y protección debido a la gran importancia que tiene mantener vivo nuestro Patrimonio para que podamos apreciarlo y disfrutarlo todos y cada uno de los ciudadanos.

La declaración de bien de interés cultural de un bien inmueble afectará al entorno de éste, cuya exacta delimitación deberá contenerse en la misma declaración, pudiendo incluir inmuebles y espacios no colindantes o alejados, siempre que una alteración de los mismos pueda afectar a los valores propios del monumento.

Informe Histórico – Artístico

Este edificio recientemente rehabilitado es el resultado de una serie de ampliaciones de la que fuera edificación inicial, proyectada por el arquitecto Félix Navarro Pérez en 1909 para la Sociedad de Antonio Ximénez y Flores. Y en octubre de ese mismo año Navarro proyectaba el cerramiento a la carretera en 1910 la reconstrucción de la casa-torre aneja destinada a vivienda del Portero. Muerto Félix Navarro la nueva ampliación del edificio (ya de otros nuevos propietarios Belsué y Navarro y Cía) correspondiente al ala derecha, era diseñada por Francisco Albiñana en 1914. Este mismo arquitecto proyectaba en 1918 la ampliación del pabellón de la derecha (del espectador) reconstruido por Navarro en 1910, tras el incendio de la techumbre. Por último, en 1927 el arquitecto Antonio Merlo se encargaba de otra nueva ampliación correspondiente al ala izquierda, concluyendo la configuración de «U» de la fachada principal del edificio.

Amalgama de diversas ampliaciones y reformas por las razones expuestas, conserva el edificio como característica común y elemento básico en su unidad formal el uso del ladrillo visto, utilizado inicialmente por Félix Navarro con singular maestría en el pabellón o cuerpo central.

Este conjunto de edificaciones con sus diversas dependencias ocupa una enorme superficie de compleja traza, que configura en su parte anterior una disposición en forma de «U». La fachada avanza hacia la calle con los cuerpos laterales cerrando un patio con cerca en una composición lograda, casi barroca.

Se advierten las diferencias estilísticas de cada una de las zonas o partes, aunque se ha respetado la estética marcada por las directrices del pabellón central de Félix Navarro. En una composición de remate apiramidado, articulada mediante pilastras entre las que se abren los vanos, Navarro con maestría singular juega con el ladrillo usado como elemento pasivo y expresivo, de cierre y parlante, aumentando los recursos con una espectacular bicromía del material combinado con los remates ornamentales del azulejo.

Una fachada muy cuidada estéticamente cierra un interior en el que se utiliza el hierro hábilmente logrando una estructura diáfana y un amplio espacio.

Las sucesivas ampliaciones han hecho que la fachada-portada quedase exenta flanqueada por cuerpos ejecutados en ladrillo visto que tratan de armonizar con la parte original siguiendo dentro de la arquitectura del ladrillo de inspiración local, más o menos lograda.

El edificio es de gran interés, a parte de por sus características formales, por ser uno de los pocos ejemplos conservados de arquitectura industrial.

(FUENTES: Archivo Municipal)

COMPARTIR EN RRSS
FacebookTwitterWhatsAppEmailGmail

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

veinte − 13 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

 
©2015 Vecinos Barrio Jesús  -  info@avvbarriojesus.org
Abrir chat
1
Hola, ¿En qué podemos ayudarte?